Problemas de sensibilidad auditiva en las personas mayores
Asistencia domiciliaria

Problemas de sensibilidad auditiva en las personas mayores

09-11-2015Diego

¿Su padre eleva el volumen de la televisión demasiado alto para escucharla?

¿Cuándo mantiene una conversación con su padre parece que sólo entiende lo que quiere escuchar? ¿Únicamente participa cuando la conversación es lenta o cuando el tema le resulta conocido? Es frecuente encontrar en personas mayores deficiencias auditivas no tratadas que acaban derivando en un mayor aislamiento social y familiar.

La sordera es la deficiencia sensorial más frecuente, siendo especialmente causa de discapacidad en personas mayores de 65 años.

Repetir constantemente las frases en las conversaciones para saber qué se está diciendo, incapacidad de mantener una conversación normal cuando se habla por teléfono, necesidad de elevar el tono de los aparatos electrónicos (TV, radio, etc.…) acaban conduciendo progresivamente a un deterioro en la comunicación, provocando una mayor tendencia a la depresión.

La disminución de la agudeza auditiva puede contribuir al deterioro cognitivo.

Se considera que las personas mayores con deficiencia auditiva tienen un carácter especial y típico. Se vuelven recelosos, desconfiados y no reconocen su deficiencia. Incluso sienten miedo por las posibles burlas de las que piensa puedan estar sufriendo.

Deja de participar en conversaciones, abandona el uso el teléfono, restringe  sus salidas a teatros, cines, conferencias, etc...

Si quiere facilitar la comunicación y ayudar a su padre, existen unos consejos útiles y sencillos antes de recurrir a los dispositivos o amplificadores de escucha:

  • Llame su atención antes de hablar, mirándolo en todo momento. Si observa los movimientos y las expresiones de su rostro, podría ayudarle a entender mejor lo que dice.
  • Intente evitar las posibles injerencias de sonido entre la persona mayor y el interlocutor, eliminado los ruidos de fondo, apagando la TV, o la radio.
  • Comunique a sus amigos y familia sobre la perdida de su sensibilidad auditiva. Si conocen el problema, más podrán ayudar.
  • Pida que las personas hablen más fuerte, pero sin gritar y haga que repitan todo lo que no haya entendido, manteniendo siempre el tono y el ritmo de habla.
  • Hablar con claridad no significa hablar más lento. Si gesticula al mismo tiempo que habla, sus palabras siempre quedarán más explicitas.
  • No hable mientras, coma, fume o camine para no distorsionar la claridad del mensaje.

Empresa de cuidado de personas mayores en Bilbao que presta asistencia a domicilio por horas.

Estos consejos también son aplicables en la relación entre el cuidador y la persona mayor dependiente. El cuidador ante sus tareas diarias de cuidados personales de ayuda en casa, debe respetar y tener en cuenta las dificultades auditivas que pueda tener la persona a la cual atiende, para mantener siempre una buena relación entre ambos.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea