Cuidado de ancianos en Bilbao: amenicemos el Alzheimer
Asistencia domiciliaria

Cuidado de ancianos en Bilbao: amenicemos el Alzheimer

02-01-2019Itsaso

¿Cómo se puede amenizar la vida de los enfermos de Alzheimer y la de sus familiares? ¿Cuáles son las nuevas técnicas para mejorar su vida diaria?

Ya que no podemos hacer nada, por el momento, para pillar la enfermedad del Alzheimer a tiempo y poder curarla, no nos queda otra que hacer que esta experiencia sea algo más amena y menos traumática, tanto para el enfermo como para sus seres queridos. Lo cierto es que andamos faltos de avances y conocimiento, pero imaginación y ganas nos sobran para poder amenizar la vida de los enfermos de Alzheimer: terapias musicales, asociaciones sin ánimo de lucro que ofrecen alternativas para su cuidado, ejercicios especializados y hasta un “pueblo” en el que vivir sin peligro y casi como el resto del mundo. Esta última novedad que suena tan original la hemos encontrado en Holanda, a las afueras de una localidad llamada Weesp, a pocos minutos de Ámsterdam. ¿No es también importante poner remedios a la situación actual del Alzheimer, además de buscar solución que, aunque definitiva, supone aún un resultado a largo plazo?

Aún sin cura y en aumento: la realidad del Alzheimer

Efectivamente, no podemos centrarnos únicamente en buscar la cura del Alzheimer mientras dejamos de lado a los que ya la padecen, teniendo además en cuenta que las cifras ascienden de forma vertiginosa. Para ser exactos, según los últimos datos, la cifra de enfermos de Alzheimer se habrá cuadruplicado para 2050, a no ser que se encuentre un tratamiento efectivo antes de la fecha. De momento, no tenemos una cura que pueda frenar la enfermedad, ya que los cambios patofisiológicos se dan mucho antes de que la enfermedad presente síntomas reales y, por lo tanto, pueda ser detectada. La intervención, llegado este momento, es inútil, salvando algún tratamiento que pueda retrasar ligeramente algunos síntomas. Así, según los expertos, es necesario contar con biomarcadores que puedan detectar la enfermedad temprano, para poder después diseñar un tratamiento acorde.

¿Está en nuestra mano? Buena alimentación, ejercicio y relaciones sanas

Pero los típicos consejos que escuchamos día a día no son ninguna tontería. Aunque el Alzheimer tiene un alto componente genético, también influye el epigenético, más concretamente el relacionado con el ambiente en el que vivimos y nuestra forma de vida. Aunque nos lo tomemos a broma, lo cierto es que el estrés, con especial importancia el estrés crónico, puede acelerar y empeorar enormemente el envejecimiento, ya que genera un estrés oxidativo e inflamatorio en el organismo y debilita el sistema inmunológico. Evidentemente, evitar el Alzheimer no está en nuestra mano, pero sí podemos poner nuestro granito de arena para intentar ahuyentarlo. Para ello, la dieta que llevamos es muy importante, ya que ésta debe ser rica en antioxidantes, hallados en muchas frutas y verduras. Asimismo, el ejercicio físico es fundamental, así como disfrutar y rodearse de personas que nos proporcionen relaciones sanas.

Villa Demencia: un pueblo para enfermos de Alzheimer

¿Y una vez aparecida la enfermedad, cómo es el apoyo con el que se encuentran las personas con Alzheimer y sus familiares? Nos ha llamado la atención una nueva noticia que no deja indiferente a alguien que haya pasado o que esté pasando la enfermedad de cerca. Se trata de la existencia de Villa Demencia, un “pueblo” construido para las personas con Alzheimer o demencias del estilo, con el fin de que puedan llevar una vida más independiente, relacionarse con otros enfermos sin ser el centro de atención o la preocupación de todo el mundo, y ser felices dentro de las posibilidades que la enfermedad les permite. Dadas las facilidades que ofrece este recinto residencial, los ancianos, aunque valiéndose de la ayuda de los cuidadores, pueden incluso realizar algunas tareas del hogar y llevar una vida social más que satisfactoria.

Hogeweyk, una residencia que revolucionó el cuidado de ancianos

Este prometedor lugar se llama Hogeweyk, también conocido por Villa Demencia, situado a pocos minutos de la capital holandesa. Cuenta con un espacio amplio de 1,6 hectáreas con 23 viviendas en las que habitan 152 personas con demencia. Se trata de toda una revolución en el mundo residencial del cuidado de ancianos, ya que da un giro de 360º al modelo asistencial al que hoy en día estamos acostumbrados. Se trata de hacer que las personas mayores y enfermas puedan vivir en un mundo lo más real posible, combatiendo, de esta forma, esa realidad del absurdo que surge cuando la enfermedad del Alzheimer comienza a acechar. Para ello, se simula una normalidad que puede ayudar a ralentizar el deterioro cognitivo: los médicos y cuidadores van con ropa de calle, las casas y otros lugares no tienen aspecto hospitalario, y los residentes ocupan el tiempo en actividades interesantes y del día a día.

Más actividad y diversión, menos medicación

Según los propios trabajadores de Hogeweyk, llevar una vida diaria normal hace que bajen los niveles de estrés y nerviosismo que se suelen hacer patentes en casos de Alzheimer, cuando los ancianos se encuentran en residencias geriátricas que solo atienden a los enfermos para comer, medicarlos, asearlos y meterlos en la cama. El hecho de que lleven a cabo actividades de la vida diaria y que puedan divertirse y disfrutar los unos de los otros hace que disminuya la necesidad de medicación, por lo que este modelo de cuidado de personas mayores también tiene una función curativa, en la medida de las posibilidades de cada persona. Como ocurre con las ayudas técnicas, que aumentan la independencia y la calidad de vida de las personas con diversidad funcional, el apoyo forma parte de la solución.

Ir al supermercado, al cine e incluso a tomar un gintonic

Entre todas las actividades que los ancianos pueden realizar en Villa Demencia, destaca la idea de ir al supermercado a hacer la compra, con sus listas de la compra y sus necesidades, que hace que las personas mayores ejerciten su cerebro. Al llegar allí, evidentemente, no se paga con dinero, pero para los ancianos es como si estuvieran haciendo una vida normal. También pueden ir al cine, al teatro e incluso a tomar algo al bar. Evidentemente, el camarero que trabaja en el bar sabe perfectamente cuándo puede servir alcohol y cuándo no, además del resto de prohibiciones que tiene cada uno de los ancianos. En cuanto a la vida diaria en casa, los cuidadores se encargan de ayudarles más o menos, dependiendo de las necesidades, pero muchos enfermos piensan que son vecinos que bajan a ayudarlos, en vez de pensar que son cuidadores reales.

Hogeweyk sale más económico que una residencia en España

Cuando nos revelan la existencia de este microcosmos para personas con Alzheimer, nos parece tan maravillosa la idea que pensamos que solo es para gente con un poder adquisitivo importante. Sin embargo, estamos opinando desde un punto de vista muy subjetivo, ya que Holanda destina grandes cantidades económicas para las ayudas a las personas con Alzheimer y otros problemas que dificultan su día a día. Aunque, en sí, el coste de la estancia en Hogeweyk asciende a unos 6.000 euros mensuales, gracias a las subvenciones y otras ayudas del gobierno, los ancianos terminan pagando entre 150 y 2.600 euros, dependiendo de las ayudas que reciban. Aunque algunos servicios los pague la familia a precio de mercado, como por ejemplo ir a la peluquería, los gastos básicos del día a día están incluidos en el precio. Desde luego, se trata de una realidad impensable en España, donde aún no contamos con las ayudas necesarias para que las personas más vulnerables puedan llevar una vida digna.

Cuidado de ancianos en Bilbao y Getxo (Bizkaia)

En Domukea, empresa de cuidado de ancianos en Bilbao y Getxo (Bizkaia), ofrecemos un servicio personalizado para quienes necesitan un relevo en el cuidado de personas mayores. Así, disponemos de nuestro personal propio, profesional y con experiencia en la asistencia domiciliaria, así como de un servicio de selección y gestión de empleadas de hogar cuando es necesaria la atención continuada. Para el ámbito de la limpieza del hogar, ofrecemos también un servicio doméstico de calidad, adecuado a las necesidades y a la disponibilidad de nuestros clientes. Llámanos o ven a vernos, y cuéntanos lo que necesitas.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil