Accesibilidad de entornos para personas con movilidad reducida
Ayudas técnicas / ortopedia

Accesibilidad de entornos para personas con movilidad reducida

03-03-2014Diego

 

La organización de la vivienda supone un aspecto vital para una persona con movilidad acotada o reducida: una adecuada adaptación favorece las condiciones de la persona e incrementa su autonomía de movilidad, reduce el esfuerzo del cuidador y facilita la realización de sus tareas.  Un espacio físico bien adaptado resulta en última instancia, fundamental para el bienestar de la persona discapacitada.

Dependiendo del porcentaje de movilidad de la persona y del tiempo que esta situación va a permanecer, podemos aplicar diferentes medidas en el hogar para favorecer el desarrollo normal de la vida cotidiana.

En primer lugar, si la persona puede caminar aunque con dificultad, es muy importante retirar todas aquellas alfombras que puedan causar tropiezos y caídas desafortunadas, así como todo tipo de cables que no queden solapados a la pared e interrumpan su paso poniendo en riesgo su integridad. También se debe tener especial precaución con las superficies mojadas, en concreto en baños y cocina.

Una correcta iluminación y fácil acceso a ella también supone algo vital, sobre todo en los lugares donde la persona va a desarrollar más comúnmente su día a día. Es recomendable elegir zonas con abundante luz natural y colocar lamparitas con interruptores a los que puedan llegar con facilidad, en especial, cerca de la cama para evitar accidentes si el enfermo se levanta por la noche. También iluminar bien las zonas más peligrosas, cerca de escalones y en ambos lados de las escaleras (arriba y abajo). Debemos recordar que la ausencia de luz puede ser el desencadenante de graves accidentes en el hogar.

Hablando del enorme obstáculo que las escaleras suponen, instalar un pasamanos puede ser un buen consejo sencillo y muy útil para una persona con movilidad limitada o cuya dependencia no se prolongue en el tiempo. En caso de que la limitación sea de mayor grado, de mayor duración o permanente, recurrir a la instalación de elevadores permite a la persona moverse con total autonomía por el hogar y acortar su dependencia.

En relación con lo anterior, la adaptación de puertas para las personas que se desplazan con silla de ruedas es totalmente necesaria y es que la mayoría de puertas estándar no permiten realizar giros adecuados.

Otro aspecto complicado es el momento del baño. Si bien es mejor disponer de ducha estándar que de bañera, si la situación del discapacitado se va a prolongar, es aconsejable la instalación de superficies de duchas adaptadas, antideslizantes con pasamanos y más amplias.

Estos son solo algunos aspectos que podemos considerar en la adaptación de entornos accesibles. Si deseas conocer más información acerca de la adecuación de viviendas para personas dependientes o discapacitadas, llámanos o contacta con nosotros mediante la web y nosotros te asesoraremos e informaremos. Comprueba todo lo que podemos hacer por ti y solicita tu presupuesto personalizado sin ningún tipo de compromiso y de forma gratuita.

Domukea te lo pone fácil.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea