Malnutrición en las personas mayores
Asistencia domiciliaria

Malnutrición en las personas mayores

10-10-2020Diego

¿A qué llamamos malnutrición en personas mayores? ¿Cómo podemos detectarla?

Según los expertos, la malnutrición en personas mayores es un síndrome geriátrico asociado a un incremento del riesgo de morbilidad y mortalidad y en definitiva, a una disminución en la calidad de vida. Aunque también está asociado al alargamiento de las estancias de los ancianos cuando están hospitalizados o incluso al aumento en el riesgo de desarrollar úlceras por caídas, pérdidas de funcionalidad o caídas.

En cualquier caso, uno de los factores fundamentales es su detección precoz y para ello, las personas que realizan servicios de ayuda a domicilio dedicadas al cuidado de personas mayores pueden realizar una labor fundamental. No sólo porque las empleadas de hogar prestan un servicio de acompañamiento y realización de las tareas del hogar. Sobre todo,  por el cuidado y atención para cubrir todas las necesidades de los ancianos.

Entre las diferentes enfermedades comunes que pueden darse en las personas mayores, la malnutrición es muy frecuente y puede convertirse en un problema grave para la salud de los ancianos.

Tipos de malnutrición en personas mayores

En cuanto a la malnutrición en personas mayores, podemos hablar fundamentalmente de tres tipos:

  • Desnutrición calórica: derivada de enfermedades crónicas que afectan de manera negativa en la ingesta de alimentos. Además, producen pérdida muscular generalizada y ausencia de grasa subcutánea.
  • Desnutrición proteica: se produce una disminución de los depósitos de proteína visceral.
  • Desnutrición mixta: se produce en ancianos que anteriormente han presentado un grado de desnutrición calórica. Después sufren un proceso agudo provocando una desnutrición calórico-proteica.

Signos de la malnutrición

Existen una serie de signos o señales que nos pueden indicar un estado de malnutrición en las  personas mayores de nuestro entorno tales como:

  • Pérdida de masa muscular.
  • Pérdida de la grasa subcutánea.
  • Signos de deshidratación.
  • La existencia de edemas periféricos puede denotar un déficit proteico.
  • Evidencias de patologías óseas como la cifosis.

Además, la deficiencia de diferentes nutrientes pueden reflejarse con otros síntomas que afecten a la piel, las mucosas, el sistema nervioso, la vista y otros órganos vitales.

Cambios nutricionales en las personas mayores

Las necesidades calóricas van cambiando con el paso de los años. Por este motivo, a partir de los 60 años, esas necesidades calóricas van disminuyendo un 10% cada 10 años. Esto ocurre, como es lógico, por el descenso de la actividad física ya que el gasto basal se reduce. Además, el aporte de determinados nutrientes también va cambiando con el paso del tiempo.

Por lo general, en la dieta de las personas mayores el aporte proteínico suele ser escaso. Las recomendaciones de los especialistas dicen que deberían ser de mínimo 1 gramo/Kg de peso/día. Otros aumentan esa cifra hasta el 1,5 gramos. Este aporte de proteínas debe ser, entre el 12% y el 17% de las calorías totales de la dieta. En resumen, esto supone que una persona mayor debería ingerir en cada comida entre 20 y 25 gramos de proteína.

Mejorar la nutrición de una persona mayor

Lo más importante cuando nuestros seres queridos llegan a la vejez es cuidar bien de ellos. Tanto si los cuidas tú en su casa como si reciben ayuda a domicilio, puedes seguir algunas recomendaciones para evitar la desnutrición:

  • Fomentar hábitos saludables: Hay que ayudar al anciano a que coma alimentos ricos en nutrientes como fruta, carnes magras o vegetales. Por lo tanto, tendremos que ayudarle también a evitar las grasas sólidas, la sal y el alcohol.
  • Realizar actividades físicas: tenemos que ayudar al anciano para que realice algún ejercicio físico, en la medida de lo posible. La realización de ejercicio físico le abrirá el apetito, y ayudará a que los músculos y los huesos estén más fuertes
  • Bocadillos saludables entre comidas: muchos ancianos se quedan satisfechos en la comida, aunque hayan comido poco. Por eso, podemos prepararles bocadillos saludables para que piquen algo entre horas. Será otra manera de aportarles calorías.

Ayuda a domicilio para cuidar la alimentación de las personas mayores

En Domukea Vizcaya, en Bilbao y Getxo, somos expertos en la ayuda a domicilio para el cuidado de personas mayores. Procuramos que esa ayuda en el hogar, no sólo atienda las necesidades de la casa. También procuramos que el anciano lleve un estilo de vida saludable, que le permita tener un estado de nutrición adecuado, previniendo de esta manera otras enfermedades.

En Domukea Vizcaya, en Bilbao y Getxo, también nos importa mucho el cuidado y atención de las personas mayores. Por eso, si necesitas profesionales que cuiden de tus seres queridos, cuenta con nosotros.  Nuestro personal propio en plantilla, experto en ayuda a domicilio, puede ser contratado flexiblemente por horas, tanto de manera temporal, como continuada.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea