Ayuda domiciliaria: pedir ayuda a familiares y amigos
Asistencia domiciliaria

Ayuda domiciliaria: pedir ayuda a familiares y amigos

19-11-2014Diego

¿Por qué muchos cuidadores no piden ayuda?

Muchos cuidadores se responsabilizan del cuidado de personas mayores, sin la más mínima pretensión en pedir ayuda de familiares o amigos. La dificultad responde a un sentimiento de responsabilidad y orgullo que impide a estos cuidadores, ya sea por vergüenza o por temor, a solicitar un mínimo de ayuda.

No debe suponer que toda la gente de su alrededor les debe ayuda de forma natural.

La experiencia de muchos cuidadores muestra como solicitando abiertamente ayuda se contribuye a hacer más agradable el cuidado, al conseguir compartir con otras personas las responsabilidades y tensiones propias de la ayuda domiciliaria.

Puede que sea difícil pedir o aceptar ayuda, pero si resulta necesaria. Sobre todo para aquellos casos en los que la persona no podrá recuperar totalmente su salud.

Si un cuidador no pide ayuda, es probable que no la consiga.

Conozcamos, por lo tanto, cuales son las razones principales por las que los cuidadores evitan pedir ayuda a familiares y amigos.

  • Evitar que nadie se implique en el cuidado del familiar porque piensan que es responsabilidad únicamente suya.
  • La errónea consideración que la ayuda debe partir de estos. ¡Es su obligación ayudarme!
  • Porque creen que las demás personas están demasiado ocupadas y no quieren molestarlas. ¿Mi hermano trabaja y tiene tres hijos!
  • El orgullo de mostrar su capacidad de hacer frente por si solos a la situación.
  • Porque piensan que nadie mejor que ellos mismos puede realizar dicha labor.
  • Intentos frustrados en el pasado desaniman nuevas peticiones.

Cuidar a un familiar mayor no es tarea para una persona sola.

Son muchas las razones por las que un cuidador no suele solicitar ayuda, cuanto menos de manera formal, pero eso no deber óbice para que lo haga.

En algunas ocasiones, es posible que, a pesar de todos los esfuerzos que hagan los cuidadores para pedir ayuda, algunas personas de la familia sigan sin estar dispuestas a colaborar o directamente se nieguen a ello.

Sean cuales sean las dificultadas que los cuidadores encuentran a la hora de pedir ayuda en la tarea de cuidar a su familiar dependiente, no hay que olvidar que hay profesionales cualificados que se dedican a diario a estos cuidados.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea