Asistencia a domicilio: servicio de asesoramiento a domicilio
Servicio doméstico

Asistencia a domicilio: servicio de asesoramiento a domicilio

08-10-2013Diego

Viviendas de ancianos, transformaciones posibles para un buen envejecer. Asesoramiento a domicilio

Los primeros hogares de ancianos o residencias geriátricas aparecen en Europa en el Siglo XVI destinados a albergar locos, vagabundos, desviados de la ley y viejos. A través del tiempo ha sido un recurso que la sociedad instrumentó para dar respuesta a diversos problemas planteados por la población envejecida. Son estas instituciones, también conocidas como hogares de ancianos, geriátricos, asilos, etc., ¿un mal necesario?, ¿un destino inevitable del envejecer? Asesoramiento a domicilio con Domukea.

El hogar debe ser un rinconcito de cielo, aquí en la tierra

Lo cierto es que estamos en el siglo XXI, la explosión de la vejez es un hecho incontrastable y nuevo en la historia de la humanidad, por la cantidad de mayores que existen en el mundo y porque estas cifras seguirán incrementándose en los próximos años.

Casi el 90% de las personas de la tercera edad prefieren permanecer en sus hogares al envejecer, pero algunas cualidades de sus casas representan obstáculos importantes para mantener su independencia, particularmente porque muchas de ellas tienen moradas viejas cuyo diseño puede contribuir a caídas y perjuicios.

Un tercio de los accidentes en el hogar se podrían prevenir efectuando modificaciones y reparaciones estructurales.

Afortunadamente, para paliar estas situaciones existen múltiples recursos que nos pueden ayudar, como mobiliario especial y complementos que adaptan los espacios y muebles a las necesidades de los mayores que mejorarán la comodidad y seguridad de la casa de sus padres.

En muchos casos las mejoras pasan por poner en práctica una serie de recomendaciones generales en la disposición del mobiliario.

  • Salvaguardar las orillas de las alfombras y tapetes con cintas adherentes o colocarlos bajo una superficie antideslizante.
  • Quitar los tapetes dispersos por la casa que se puedan deslizar y ocasionar tropiezos, haciendo especial hincapié en la zona de las escaleras.
  • Levantar persianas y abrir cortinas durante el día para aumentar la iluminación natural.
  • Utilizar puntos de luz “quitamiedos” en el dormitorio que evite la total oscuridad.
  • Un buen nivel de iluminación que reduzca el resplandor por medio de pantallas para lámparas.
  • Quitar del paso cordones de electrodomésticos y aparatos eléctricos. Cuidado de no colocarlos bajo las alfombras, con peligro de incendio.
  • Sacar amontonamiento de cosas de los pasillos y las escaleras para evitar caídas
  • Colocar un banco cerca de las entradas para poner paquetes y descansar.
  • Situar los muebles de tal forma que sus padres puedan moverse libremente y sin obstáculos.
  • Descartar los artículos innecesarios y simplificar: dejar sólo lo que se use con regularidad.
  • Ubicar los objetos más utilizados al alcance de la mano (platos, alimentos, artículos del aseo, etc.).

También, si lo desea, uno de nuestros profesionales puede visitar su domicilio y asesorarle de forma personalizada la solución más adecuada para su situación.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea