Acompañamiento de ancianos en Bilbao. Que no se queden solos

Acompañamiento de ancianos en Bilbao: que no se queden solos

¿En qué situaciones podemos necesitar un servicio de acompañamiento de ancianos en Bilbao? ¿En qué puede ayudarnos una empresa de cuidado de personas mayores en Vizcaya?

Empecemos por contestar a esta última pregunta, a modo de introducción. En efecto, se puede contratar un servicio de cuidado de ancianos para nuestros padres en muchas situaciones y para muchos fines. En el caso de las empresas que se dedican a ofrecer servicios de cuidado de personas mayores, éstas disponen de servicios de asistencia domiciliaria cuando el anciano tiene cierta dependencia y la familia no puede cargar con todo el cuidado. También ofrece un servicio doméstico para personas mayores que ya no pueden encargarse del mantenimiento del hogar y de otras tareas como, por ejemplo, hacer la comida, ir al supermercado… Pero además, las empresas dedicadas al servicio doméstico en Vizcaya, como Domukea, ofrecen un servicio de acompañamiento de ancianos en Bilbao y Getxo, siempre protegiendo el bienestar de los más mayores.

La compañía, un imprescindible en el cuidado de personas mayores

Cuando pensamos en el cuidado de personas mayores, a veces solo nos viene a la cabeza la asistencia domiciliaria para personas dependientes a las que se debe ofrecer un apoyo físico en las tareas cotidianas: aseo, movilidad, limpieza del hogar… Pero cuidar de una persona mayor no se reduce a ayudarle físicamente, sino que también significa ofrecer compañía y dedicación a una persona que quizá no reciba la atención necesaria por parte de sus familiares que, por diversas razones, no pueden dedicar todo su tiempo a estar con su familia. Por ello, la compañía se convierte en un imprescindible en el mundo del cuidado de personas mayores.

La soledad de los ancianos, una auténtica epidemia

La soledad, sobre todo en las personas mayores, se ha convertido en la epidemia del siglo XXI. Esto no quiere decir que haya más ancianos que vivan solos, que posiblemente también, sino que cada vez hay más personas mayores que se sienten solas, y este es el verdadero problema de la soledad. En nuestra sociedad, son muchos los ancianos que admiten sentirse solos. A éstos habría que sumar, además, aquellos que se sienten solos pero no se atreven a admitirlo. En efecto, admitir una realidad no deseada no es fácil para muchas personas, por lo que debemos prestar ayuda aun cuando las personas mayores no la pidan a gritos, ya que pueden estar sufriendo la soledad en silencio.

Mejor solo que mal acompañado: elegir una persona que ponga ilusión y cariño

Por todo ello, podemos pensar que la soledad ha invadido la felicidad de uno de nuestros familiares. Puede que vivamos fuera, que pasemos mucho tiempo trabajando o que tengamos otras responsabilidades que impidan que pasen el tiempo suficiente con los más mayores. Así, nos decantamos por contratar una persona, no porque nuestro padre necesite asistencia domiciliaria, sino para que pueda ir con él a pasear y le ofrezca compañía en casa. Si además le puede ayudar con las tareas del hogar, no le vendrá nada mal acostumbrarse a afrontar que ya no puede llevar el ritmo de vida que llevaba antes. Elegir a esa persona es una tarea ardua y muy importante: queremos alguien con vocación, que le guste ofrecer compañía y apoyo psicológico a las personas mayores que se sienten solas. En este caso, es más importante que le ponga ilusión y cariño a su labor, a que realice otro tipo de tareas correctamente.

Acompañamiento de ancianos para fechas señaladas

Existen algunas fechas señaladas en las que el servicio de acompañamiento de ancianos se vuelve algo imprescindible. Si bien las navidades suelen ser unas fechas familiares, no todo el mundo goza de buena compañía. Existen muchas personas mayores que se sienten solas en esas fechas en las que, por presión social, piensan que deberían estar acompañadas, y se ven solas y desamparadas. Por ello, desde hace unos años que se pusieron en marcha varias campañas de sensibilización sobre los ancianos solos en Navidad. En consecuencia, muchas organizaciones y voluntarios se prestan a pasar las navidades con los ancianos que viven solos, y muchas residencias celebran las fiestas acogiendo a otras personas mayores que no residen en ellas. Por otro lado, también existen servicios de acompañamiento en fechas como bodas, cumpleaños u otro tipo de celebraciones para echar una mano en la mesa de los más mayores y que no tengan que depender constantemente de nosotros.

Cuando no existen problemas de salud ni necesidad de asistencia

Pero, como decíamos, la asistencia no es un requisito fundamental a la hora de contratar un servicio de acompañamiento de ancianos. Muchas veces, necesitamos esa tranquilidad que nos aporta una persona que pueda estar pendiente de nuestra madre si ésta vive sola. Aunque pueda valerse por sí misma, preferimos tener a alguien que le pueda echar una mano con algunas tareas (quitar y colocar las cortinas, limpiar los cristales…) algo peligrosas llegados a una edad. Además de eso, saber que nuestra madre está en la mejor compañía con una persona que le habla y le escucha es algo que no tiene precio. No tienen por qué existir más motivos que ese y el de combatir la soledad para contratar un servicio de acompañamiento de ancianos.

Ingresos hospitalarios urgentes

Por otro lado, el acompañamiento de ancianos también está orientado a los imprevistos: muchas veces, ingresan a un familiar de manera urgente, bien por un accidente, bien por cualquier otra desdicha. Imaginemos que nuestra madre se cae de una banqueta y se rompe la cadera, ejemplo tan típico como real, y debemos acudir urgentemente al hospital y acompañarla durante la recuperación. Muchas veces, por desgracia, las hospitalizaciones urgentes se dan por motivos más difíciles de sobrellevar, por lo que se vuelve imprescindible contar con un apoyo para que podamos llevar el día a día con calma y sosiego. Si somos hijos únicos y, en muchas ocasiones, aunque tengamos más familiares, no damos abasto para estar en el hospital, en el trabajo y cuidado de nuestros hijos al mismo tiempo. En los momentos difíciles, es una buena opción contratar una ayuda hospitalaria o acompañamiento de ancianos para que nuestros familiares reciban una atención completa durante las 24 horas del día, y para combatir la soledad que incrementa cuando nos encontramos fuera de nuestro espacio privado.

Cuando nuestra madre queda ingresada para largo

Puede que el ingreso hospitalario se alargue y que, a pesar de haber cogido libre en el trabajo para estar con nuestra madre cierto tiempo, ésta tiene que permanecer por largo tiempo ingresada en el hospital. Es entonces cuando debemos organizarnos con otros familiares e ir turnándonos para cuidar de nuestra madre. Sin embargo, no siempre quedan cubiertos todos los huecos del día, por lo que decidimos contratar una ayuda hospitalaria para que nuestra madre esté lo mejor atendida posible. Los cuidadores que se encargan del acompañamiento hospitalario son profesionales en el cuidado de personas mayores y disponen de una formación sanitaria mínima para poder atender a nuestra madre en los achaques de su enfermedad.

Visitas frecuentes al médico cuando trabajamos de mañana

Otro de los momentos en los que podemos necesitar un servicio de acompañamiento de ancianos es cuando nuestros padres deben acudir al médico frecuentemente. Efectivamente, la consulta del médico es uno de los lugares favoritos de los achaques de la edad, así que los ambulatorios se llenan de personas mayores por las mañanas. Es posible que nuestro padre acuda al médico más de dos veces al mes, y que no pueda ir solo por problemas de movilidad e inseguridades. Puede que, a raíz de los innovadores métodos para coger cita (operadoras, internet…), nuestro padre nos pida ayuda para encontrarse en la era tecnológica. Si vivimos lejos o trabajamos de mañana, nos resulta complicado prestarle la ayuda que necesita. Entonces, contratar un acompañamiento de ancianos para acudir al médico puede ofrecer a nuestros mayores el apoyo que necesitan.

Acompañamiento de ancianos en Bilbao y Getxo (Vizcaya)

En Domukea, agencia de colocación y empresa de cuidado de personas mayores en Bilbao y Getxo (Vizcaya), ofrecemos servicios de acompañamiento de ancianos en Bilbao y Getxo adecuados a tus necesidades y a las necesidades de tus seres queridos. También ofrecemos servicios de asistencia domiciliaria y limpieza doméstica por horas, gracias a nuestros profesionales en el mundo de la limpieza de casas y ayuda domiciliaria en Vizcaya. Cuenta con nuestra ayuda, llámanos ahora.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *