Cuidado de ancianos. Control de la diabetes en personas mayores

Cuidado de ancianos. Control de la diabetes en personas mayores

La diabetes es una enfermedad que aumenta con la edad y se calcula que actualmente el 40 % de las personas que sufren diabetes son mayores de 65 años. Según indica la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), el 50 % de los ancianos con diabetes no está diagnosticado ya que las manifestaciones atípicas de esta enfermedad a partir de cierta edad dificultan el diagnóstico y el buen control de la diabetes.

El deterioro cognitivo y funcional se ven muy afectados por la diabetes, lo que provoca una disminución sustancial de la calidad de vida y afecta muy negativamente a la evolución de la diabetes.

Definición y tipos de diabetes

La diabetes es la elevación de los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre por encima de los límites médicos correctos como consecuencia del déficit de insulina. Hay dos clases de diabetes, Tipo 1 y Tipo 2.

La diabetes Tipo 1 se identifica con aquella que necesita insulina, y afecta a niños y jóvenes; aparece de manera abrupta y rápida, y se asocia a síntomas como beber mucho, orinar con frecuencia y perder peso. Supone el 10% del total de casos de diabetes.

La diabetes Tipo 2 se vincula a una mayor edad, los 30 o 35 años, e irrumpe en la década en la que se cumplen los 60 años; es más silente, con muy pocos síntomas. Se descubre en muchas ocasiones de forma casual y puede permanecer ignorada años. Representa el 90% de los casos de esta enfermedad.

Pautas generales para un control diario

Las instrucciones de cuidado para las personas mayores con diabetes deben ser siempre individualizadas, ya que cada caso es diferente. Pero podemos contar con una serie de pautas generales para el control diario:

  • Controlar la dieta. Reducir la ingesta de grasas y seguir la dieta recomendada por el personal sanitario que se encargue de su cuidado. Hay que vigilar especialmente el aumento de peso ya que podría derivar en complicaciones cardiovasculares.
  • Realizar ejercicio de forma regular. Actividades sencillas como caminar o montar en bicicleta estática a intensidad moderada para evitar la pérdida de masa muscular ayudan al organismo a metabolizar la glucosa.
  • Revisar la visión periódicamente. La diabetes es un factor de riesgo para la maculopatía (alteraciones que se producen en la macula) y las cataratas. La prevención precoz es fundamental para evitar la ceguera en personas diabéticas.
  • Inspeccionar y cuidar los pies. Es importante examinar los pies todos los días para detectar zonas enrojecidas. No dudes en consultar al médico si encuentras llagas, cortes en la piel o infecciones.
  • Realizar un examen anual de los riñones. La diabetes puede afectar seriamente a los riñones. Un examen de orina y sangre permite detectar si se encuentran en buen estado.
  • Evitar el tabaco. Fumar no solo fomenta la aparición de diabetes tipo 2, sino que además está asociado al aumento del riesgo de muerte por causas cardiovasculares en pacientes diabéticos, favorece el pie diabético y dificulta el control de la glucosa.

Lo más importante para el control de la diabetes en personas mayores es seguir siempre las indicaciones específicas de los médicos.

Domukea, empresa para el cuidado de personas mayores en Vizcaya: en Bilbao y Getxo

Si te preocupa el cuidado de tus mayores cuente con Domukea Vizcaya, en Bilbao y Getxo. Te proponemos nuestros servicios de asistencia domiciliaria para el cuidado de tus mayores, mediante la gestión de empleadas de hogar profesionales que se encarguen del cuidado de tus seres queridos.

 

Boton de contacto de Domukea

Con una llamada le hacemos la vida más fácil. Domukea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *