Cuidado de ancianos: consejos para el cuidador I
Asistencia domiciliaria

Cuidado de ancianos: consejos para el cuidador I

11-02-2013Diego

Consejos para el cuidador en el cuidado de ancianos ¿Está observando cambios en sus hábitos alimentarios? ¿Tiene problemas para dormir?

 El fenómeno del envejecimiento de la población y el incremento de la dependencia entre las personas mayores debido a la cada vez mayor esperanza de vida, está generando un vertiginoso auge del cuidado de ancianos.

Este hecho viene acompañado de una creciente, aunque aun en día insuficiente, atención a la dependencia.

Solicite ayuda de sus familiares

Dentro de los recursos y ayudas destinadas a la dependencia, comienzan a tomar fuerza las destinadas a las personas que se ocupan del cuidado de su familiar dependiente. Esto es así, puesto que la familia sigue siendo el principal sustento del cuidado de las personas mayores dependientes, y el entorno en el que la mayoría de las personas desean envejecer.

Índice del esfuerzo del cuidador

  1. Tiene trastornos del sueño (por ejemplo, porque el enfermo se levanta o se acuesta por la noche).
  2. El cuidado de su paciente es poco práctico (porque la ayuda le consume mucho tiempo y tarda en proporcionarse).
  3. Esta situación le representa un esfuerzo físico (por ejemplo, porque hay que sentarlo y levantarlo de la silla).
  4. Le supone una restricción a su vida anterior (por ejemplo, por que ayudar le limita el tiempo libre y no puede hacer visitas).
  5. Ha habido modificaciones en su familia (por ejemplo, la ayuda ha roto la rutina o no hay intimidad).
  6. Ha habido cambios en los planes personales (por ejemplo, tuvo que rechazar un trabajo o no pudo ir de vacaciones).
  7. Ha habido otras exigencias de tiempo (por parte de otros miembros de la familia).
  8. Ha habido cambios emocionales (por ejemplo, por discusiones).
  9. Algunos comportamientos del paciente le resultan molestos (por ejemplo, incontinencia, acusa de que le quitan cosas).
  10. Le duele darse cuenta de lo mucho que ha cambiado el enfermo comparado a cómo era antes.
  11. Ha habido modificaciones en su trabajo.
  12. El enfermo es una carga económica.
  13. La situación se ha desbordado totalmente.

Por otro lado, estudios recientes indican que la ayuda que prestan los y las familiares dependientes es de gran intensidad, tanto por el tipo de tareas como por el número de horas diarias dedicadas al cuidado y por la prolongación en el tiempo. Esto hace que el 85% de las personas cuidadoras sientan que la ayuda que prestan a su familiar dependiente influye negativamente en su vida afectando en sus relaciones familiares, amistades, a nivel laboral, económico, en su salud y su ocio.

Solicite ayuda de sus profesionales

A esto se añade que las personas pertenecientes a este colectivo es más vulnerable a enfermar y a sufrir malestar emocional, con altos niveles de ansiedad, depresión y sobrecarga, que otras personas de la misma edad pero que no son cuidadoras o cuidadores.

Ante esta situación, las medidas más adecuadas a adoptar es poner en marcha procesos de autocuidado, comenzando por la expresión de sentimientos negativos, y visualización del “síndrome del cuidador/a” en sí mismo o misma y en otras personas que viven su misma situación de sobrecarga.

Solicite ayuda de amigos y voluntarios.

Fíjese metas realistas, usted existe y él le necesita para algo más que para hacer cosas. Comparta las obligaciones, delegue responsabilidades y emplee tiempo en estar y acompañar a su familiar.

 Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea