Asistencia domiciliaria: ansiedad en las personas mayores
Asistencia domiciliaria

Asistencia domiciliaria: ansiedad en las personas mayores

12-06-2013Diego

¿Por qué se produce? ¿Qué tratamientos funcionan?

Situaciones cotidianas, ir a una revisión médica, que se estropee la hoja de una persiana, o el fallecimiento de un ser cercano, pueden alterar el comportamiento y el estado físico de una persona mayor que padece ansiedad generalizada.

Los trastornos de ansiedad pueden ocasionar un desequilibrio total en una persona

La mayoría de las personas mayores se inquieta ante las preocupaciones de la vida diaria, y no digamos si los acontecimientos persisten durante al menos 6 meses al tener que enfrentarse a cambios de residencia. Es entonces, cuando expresan un mayor grado de ansiedad como mecanismo de autoprotección.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción automática que nos prepara para enfrentarnos a una amenaza. La ansiedad en cierta forma es sana, y aparece en momentos de la vida en que las personas mayores se sienten menos fuertes. A menudo, los síntomas de la ansiedad coinciden con los de la depresión.

La ansiedad y el estrés son dos estados que se relacionan íntimamente entre sí

Muchas personas tienen estrés cuando entran en la etapa de los “más de 60 años” al exigirles adaptaciones y cambios en la vida, como el jubilarse, la muerte de familiares muy cercanos, el síndrome del nido vacío, cambios en su estilo de vida, entre otras cosas. De hecho, hoy se sabe que el 20% de los las personas mayores de 65 años tienen síntomas de ansied generalizada.

Cuando se trata de personas con la enfermedad de Alzheimer o demencia, expresan la ansiedad a través de intranquilidad y agitación. Esta intranquilidad puede ser reflejo de varias cosas tales como:

  • frustración al querer hacer algo y no poder hacerlo
  • sentir confusión al no reconocer personas a su alrededor o lugares que antes reconocía
  • no poder encontrar objetos luego de haberlos guardados
  • tensión, ruidos y cambios en el ambiente donde se encuentran
  • depresión, aburrimiento, reacción a un medicamento

¿Qué se debe de hacer?

La ansiedad generalizada es tratable a cualquier edad. Lo difícil es reconocerla. El problema es que el diagnóstico no resulta tan fácil con personas ya reacias a comentar síntomas psíquicos y porque los propios médicos pueden atribuir los síntomas a problemas físicos. De ahí que muchos pacientes con ansiedad generalizada se pasen años recorriendo consultas de especialistas con la esperanza de que alguno dé con el diagnóstico y el tratamiento definitivo para sus problemas.

Para ayudar con la ansiedad, se sugiere lo siguiente:

  • Consulte con el médico de la persona con Alzheimer o demencia para que le refiera a un profesional de salud mental que pueda evaluarle.
  • Dele apoyo y afecto a la persona y procure que el ambiente en donde se encuentra sea seguro.
  • Responda con tranquilidad y minimice el ruido en el ambiente en donde se encuentra el paciente.
  • Recuerde que la ansiedad es muchas veces un reflejo de los problemas que son producidos por la enfermedad, los cuales están fuera del control del paciente.
  • Mantenga la calma.

Si usted padece algún trastorno de ansiedad o tiene algún familiar con este problema, puede que esté interesado en contratar un servicio de asistencia domiciliaria.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea