Cómo limpiar la campana extractora
Limpieza doméstica

Cómo limpiar la campana extractora

23-08-2013Diego

¿Cómo limpiar la campana extractora de acero inoxidable?

Indudablemente el empleo del acero inoxidable en las cocinas modernas se debe a sus numerosas virtudes: resistentes, fáciles de limpiar y, también porque están de moda. Sus destellos plateados hacen las delicias de todos aquellos que buscan el brillo perdido en esta estancia. No solo los fregaderos, ahora también las neveras, lavavajillas y campanas extractoras triunfan en el acabado de acero inoxidable. Ahora bien, ¿cómo limpiar la campana extractora?

No es necesario que lo haga todos los días, pero una limpieza de mantenimiento le hará notar la diferencia

El problema de las campanas extractoras radica principalmente en nuestros hábitos y formas de cómo realizamos la cocina. En la mayoría de los casos olvidamos encenderla cuando cocinamos, o bien evitamos su uso para evitar el molesto ruido del rotor.

Como consecuencia, la grasa contenida en el humo se aloja en las aspas y en la rejilla, dándole un aspecto más sucio del que tendría si lo utilizara frecuentemente. Además, el humo restante que no se queda en el extractor, se dispersará por las zonas altas de la cocina.

Antes de comenzar con cualquier tipo de limpieza, recuerde desenchufar o desconectar el interruptor de contacto.

Si planea efectuar la limpieza de su campana extractora, puede extraer desde la noche anterior los filtros o rejillas desmontables que trae dejándolos en una cubeta con una disolución de agua y desengrasante alcalino concentrado para la limpieza de superficies grasientas.

A pesar de tratarse el acero inoxidable de una superficie lisa que dificulta la adherencia de la grasa no impide la absorción de distintas grasas por parte de la campana. Para limpiar de la superficie interior y exterior debemos aplicar un desengrasante súper-adherente que lo mantenga en contacto con la suciedad durante un periodo de tiempo prolongado, desprendiéndola de la superficie fácilmente.

Nunca debemos utilizar un estropajo, aunque este indicado como "no raya", porque la superficie es muy delicada en este sentido.

Con la ayuda de un papel de cocina o un paño humedecido en la disolución de agua con desengrasante, retiraremos los restos de grasa desprendida. Posteriormente y cuando haya conseguido retirar la grasa, aclare la superficie con un trapo seco o con papel de cocina, así también conseguirá que la campana quede reluciente.

Solo restará aclarar los filtros y rejillas con agua caliente, dejándolos secar para no mojar el motor. Una vez colocados habremos conseguido prolongar la vida del electrodoméstico dejándola como nueva.

De todas maneras, y para prolongar su utilidad, es importante lavarlo de forma periódica.

En Domukea no sólo trabajamos con productos profesionales de limpieza, sino que ponemos alcance de nuestros clientes dichos productos.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea