Ayuda domiciliaria- consecuencias cuando la familia vive lejos 1

Ayuda domiciliaria: consecuencias cuando la familia vive lejos

Siempre hay alguien en la familia que se le confía la responsabilidad de cuidar al enfermo

Cuando una persona mayor padece alzhéimer, no es la única que enferma. Encargarse de una persona con alzhéimer es una tarea dura y permanente. El cuidado recae casi siempre sobre un mismo familiar, y suele encajar con el perfil siguiente: mujer de mediana edad cuya relación con el enfermo es o conyugal o familiar de primer grado (padres e hijos), y debe responsabilizarse de forma única del familiar enfermo dependiente.

Al cuidador se le acaba la vida, porque la pone a disposición del otro

El síndrome del cuidador ha existido desde siempre y ha permanecido en silencio dentro de las casas arropado por el costumbrismo instaurado. Se han visto casos en los que una misma persona hubo de ocuparse de sus padres enfermos, de algún cuñado soltero y cuando ya no podía más, incluso a su propio marido.

Una persona que vive para cuidar de los demás pero no es capaz de cuidarse a sí misma

Su grado de intensidad varía según los apoyos familiares, sociales y el aislamiento. Las ayudas que otros miembros de la familia puedan aportar son imprescindibles para el cuidador. Cuando se refieren a algo kafkiano, significa que algo es inalcanzable, que no se puede obtener, o que se tiene que pasar por una infinidad de obstáculos, para llegar al objetivo. Kafkiano es tener hermanos, primos, tíos, pero que viviendo lejos no puedan aportar ningún tipo de ayuda.

¿Necesita apoyo porque no tiene cerca a nadie de la familia que le pueda ayudar?

Para encauzar correctamente una situación tan complicada, ya no por las tareas y preocupaciones que conllevará, sino por la afectación emocional que vendrá asociada, deben estudiarse los recursos con los que se cuenta: personales, laborales, económicos, de tiempo.

El rol que asume el familiar cuidador no profesional implica una serie de atenciones, tanto sanitarias como higiénicas

Para informarse sobre la dependencia lo mejor es dirigirse al médico o personal sanitario que lleve al enfermo. En cuanto a recursos y ayudas, la persona indicada es el asistente social, tanto de ambulatorio como de servicios sociales.

En Domukea aliviamos la sobrecarga de las familias ofreciendo ambas posibilidades, por un lado, su personal propio en plantilla, y por otro sus servicios de selección de personal. Trabajamos día a día con personas en situación de dependencia cubriendo de día/noche en hospitales, residencias y hogares. Cuéntenos cuál es la situación de las cosas y le ofreceremos la solución más adecuada.

En Domukea con una llamada le haremos la vida más fácil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *