Woman in wheelchair next to an office desk hand close up unrecognizable person

Ortopedia en Bilbao y Getxo: ayuda técnica para vivir mejor

¿Somos conscientes de la cantidad de personas con movilidad reducida que necesitan ayudas técnicas? ¿Necesitas una ayuda profesional en ortopedia en Bilbao y Getxo?

Un dicho popular dice que solo atendemos a las desgracias cuando éstas llaman a nuestra puerta. Puede que, visto de una manera pesimista aunque no por ello menos real, la sociedad no preste la atención necesaria a los problemas que afectan a las condiciones de vida de las personas con algún déficit físico o mental. Si vemos el vaso medio lleno, las personas con capacidades reducidas cada vez tienen mayor cabida en nuestra sociedad, gracias a las innovaciones técnicas llevadas a cabo y a la solidaridad y el trabajo de muchas personas que ofrecen su tiempo para mejorar la calidad de vida de muchas otras. Ya seamos del primer grupo de personas, ya del segundo, puede que nos haya tocado sufrir algunas de estas consecuencias, bien en nuestra propia piel, bien en la piel de algún ser querido que ha quedado a nuestro cargo a raíz de un accidente o de una enfermedad.

Personas con movilidad reducida en España: actualidad

Según los últimos datos, se estima que existen 3,84 millones de personas con algún tipo de déficit en España, ya sea físico o mental. Ello demuestra que no se trata de casos aislados, como podemos estimar si miramos a nuestro alrededor, sino que existe una gran parte de la población a la que prestar especial atención. En efecto, no todos los problemas son igualmente visibles para el resto de la sociedad, e incluso cuando lo son tampoco se presta la atención necesaria a las personas con déficit mental o movilidad reducida. Si bien existen grandes obstáculos fuera del ámbito privado, esta gran cifra supone que existan 3,3 millones de hogares en España en los que al menos reside una persona con algún tipo de déficit. La vida diaria en el hogar, en efecto, es otro de los escenarios que necesariamente se deben estudiar en el mundo de las ayudas técnicas.

Innovaciones en el mundo de la ortopedia: calidad y durabilidad

De hecho, se estima que más de la mitad de las personas con déficit encuentran limitaciones en su vida diaria, ya sea en la movilidad, ya en la vida doméstica o en el cuidado personal. Si bien hoy en día las ayudas técnicas aún no solucionan todos los problemas que pueden causar estas situaciones, la tecnología ligada a la ortopedia ha avanzado como nunca en las últimas décadas. Hoy en día, las personas con movilidad reducida pueden encontrar apoyo en las tareas cotidianas del día a día, y no de manera superficial, ya que los productos ortopédicos están diseñados, en muchos casos, con los mejores materiales del mercado, tras haber realizado exhaustivos estudios en torno a su calidad y durabilidad.

Los problemas principales de las personas encamadas y algunas soluciones

Una de las principales consecuencias de muchos accidentes y enfermedades es la pérdida total o parcial de la movilidad, situación que requiere, entre otros muchos apoyos, una cama articulada para mejorar la comodidad y preservar la salud del paciente. De forma complementaria pero no menos importante, resulta imprescindible que éste disponga de colchones, cojines posturales y posicionadores adecuados, dependiendo de las necesidades de cada persona. Los posicionadores y cojines, además de los colchones ortopédicos, están diseñados, entre otros objetivos, para solucionar uno de los principales problemas de las personas con movilidad reducida: las úlceras por presión.

Los materiales más recomendables en la prevención de escaras

Efectivamente, las úlceras por presión o escaras se producen en la piel que sufre de forma continuada la presión ejercida por el apoyo del cuerpo sobre la cama. Existen algunos puntos que, por soportar mayor presión que otros, son propensos a la aparición de escaras. Hablamos de los talones, los isquiones, el sacro, los omoplatos y la zona occipital, entre otros lugares de contacto. Por ello, es necesario que los materiales con los que los colchones, cojines y posicionadores están fabricados sean recomendables para la prevención de escaras. Así, uno de los más empleados en el mundo de la ortopedia es la espuma viscoelástica de alta resiliencia, que ofrece una comodidad inigualable a la persona y reparte la presión por las distintas zonas del cuerpo. En segundo lugar y como método innovador, existen dispositivos antiescaras fabricados con un resistente y elástico poliuretano, cuyo interior de aire estático reparte la presión de forma igualitaria, sin crear una presión mayor cuando la persona se mueve, pues el aire no guarda memoria de las formas.

Los apoyos ortopédicos posicionadores

Continuando con las ayudas técnicas para personas encamadas o en silla de ruedas, los apoyos ortopédicos posicionadores también deben estar diseñados para prevenir las escaras. Además de eso, son imprescindibles para personas con déficit posicional y falta de equilibrio, con el fin de ofrecer la máxima estabilidad sin afectar en su comodidad. Así, encontramos posicionadores para cuello y cabeza, utilizados para sillas de ruedas, sillas estáticas y también para personas en cama, con el fin de posicionar el cuello y evitar escaras en la zona occipital. También disponemos de posicionadores para brazos, tronco, piernas o talones, muchos de ellos muy versátiles y ajustables, con el fin de poder adaptarlos a las necesidades concretas de cada persona. Existen, asimismo, las cuñas posicionadoras para cama, que sirven para posicionar a la persona encamada en una postura concreta (en posición lateral a 30º, en posición semi-fowler, en posición decúbito ventral a 135º…) para facilitar ciertos tratamientos o proteger ante las temidas úlceras por presión.

Las ayudas para la vida diaria: para comer, asearse, vestirse…

Hablábamos más arriba sobre los obstáculos que las personas con movilidad reducida encuentran dentro del hogar. Por ello, el mundo de la ortopedia dedica gran parte de su labor a mejorar las tareas de la vida diaria dentro de casa, todas relacionadas con la cotidianidad: comer, asearse, vestirse… Pongamos algunos ejemplos que pueden facilitar enormemente la vida diaria de estas personas y mejorar su autonomía. En primer lugar, a la hora de comer, existen platos, cubiertos y vasos diseñados para ser utilizados con una sola mano, en casos de Parkinson y otros problemas derivados de la edad o de algunas enfermedades como el Alzheimer, entre otras. En segundo lugar, en el aseo, antes de pedir ayuda a terceros, muchas personas tendrán independencia gracias a los asideros, barras y otro tipo de métodos de agarre que ofrezcan seguridad, además de esponjas, lavapiés y otros objetos con mango que facilitan el aseo de las personas con movilidad reducida que no pueden mover bien los brazos o que no se pueden agachar. En tercer lugar, el momento de vestirse puede convertirse en una odisea sin ayudas técnicas con abrochabotones, subecremalleras, ponemedias… que puedan facilitar el trabajo de estas personas, ganando en tiempo y esfuerzo.

La movilidad como protagonista en el mundo de las ayudas técnicas

Por otro lado, la movilidad es otro de los grandes protagonistas del mundo de las ayudas técnicas. Por ello, se diseñan productos de apoyo dedicados a la movilidad dentro del hogar, y otros enfocados a la vida fuera de casa. Así, existen andadores específicos para cada uso y necesidad: con ruedas, sin ruedas, con asiento, sin asiento… También encontramos bastones y muletas de todo tipo, muchas de ellas ergonómicas, para evitar molestias o escaras en las manos, incluso plegables y adaptables a la altura necesaria. No olvidemos las sillas de ruedas, no solo en diversas modalidades y diseños (con motor, sin motor…), sino también dedicadas a cada peso (XL, XXL…).

Los productos de apoyo empleados por los cuidadores

Existen, además, otros productos de apoyo que, más que para los pacientes, están dedicados a quienes cuidan de ellos. Cuando las ayudas técnicas para mejorar la autonomía no son suficientes, cuando la situación es más grave o, simplemente, preferimos que un ser querido o cuidador nos ayude con nuestro día a día, es importante que, ya por nuestra seguridad, ya por la del cuidador, dispongamos de ciertos productos ortopédicos empleados por los cuidadores. Por ejemplo, las grúas domiciliarias son imprescindibles en situaciones en las que hay que trasladar al paciente de un lugar a otro y, sobre todo, cuando éste tiene un peso considerable. También las camas articuladas están diseñadas para facilitar la asistencia por parte del cuidador, y otros sistemas de movilización son utilizados para evitar lesiones en consecuencia de movimientos forzados y bruscos por parte de los familiares.

Ortopedia en Bilbao y Getxo: ayudas técnicas en Vizcaya

En Domukea, agencia especializada en el cuidado de personas mayores y en el mundo de la ortopedia en Bilbao y Getxo (Vizcaya), te ayudamos a que tú y tus seres queridos viváis más cómodos y seguros. Así, ofrecemos una gran gama de productos de apoyo dedicados a las personas con movilidad recudida y a sus cuidadores. Llámanos, o ven a visitarnos a nuestra oficina, en Getxo, para que podamos atenderte de forma personalizada.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *