Limpieza a domicilio: limpiar las persianas venecianas
Limpieza doméstica

Limpieza a domicilio: limpiar las persianas venecianas

17-11-2014Diego

¿Cómo limpiar las cortinas venecianas?

Las venecianas o cortinas son elementos decorativos que producen una sensación de aislamiento que resulta necesaria en nuestra cultura. Los decoradores suelen aconsejar para las ventanas pequeñas la instalación de venecianas o estores plegables, aunque también debemos fijarnos si la ventana es batiente o corredera.

La elección de una persiana veneciana de aluminio es una de las opciones más cómodas, económicas y versátiles que tenemos para vestir una ventana.

Sin embargo, las famosas cortinas están pasando de moda gracias a las persianas venecianas mucho más sencillas, pero que requieren mayor dedicación para mantenerlas limpias. Las persianas venecianas van desde las versiones viejas hechas de plástico o metal (polímeros sintéticos) o las versiones más modernas de madera. Ambas atraen polvo y necesitan de una limpieza regular y periódica.

Antes de limpiar las venecianas debemos retirar cualquier tipo de mobiliario para facilitar la limpieza. El primer paso para limpiar las persianas venecianas es bajar totalmente las persianas y cerrar las tablillas. Para ello las voltearemos  para que el lado convexo quede hacia usted.

El aluminio no se deteriorará y por supuesto mantendrá su forma al pasar el trapo.

Con esta posición realizaremos un pre-limpiado con una bayeta de microfibra eliminado el polvo de la superficie. Posteriormente, voltearemos las tablillas dejándolas, esta vez abiertas. Con la ayuda de la aspiradora y siempre con la boquilla con cepillo suave para no rayar o estropear las persianas aspiraremos por todos los rincones y huecos posibles. Repetiremos la operación por ambos lados repasando si fuese necesario.

Con las llamas aún abiertas, limpiaremos las venecianas empleando una bayeta de microfibra humedecida en limpiador higienizante de evaporación rápida o con un guante suave de algodón. Con el guante colocado pasa los dedos por cada una de las lamas de las cortinas. Este proceso debes repetirlo para ambas caras.

Si tu veneciana es de madera debes realizar todo el proceso en seco para evitar dañarla.

Realizaremos esta operación con cuidado para no doblar las tablillas al limpiarlas Si realizamos estos pasos con cierta regularidad será perfecto para que no tengamos que desinstalar la persiana de la ventana.

Esperemos que cuando la luz entre en su casa, lo haga a través de un par de venecianas impecables ¿Y usted tiene venecianas?

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea