Cuidado de ancianos: las personas mayores de vacaciones
Asistencia domiciliaria

Cuidado de ancianos: las personas mayores de vacaciones

25-07-2018Itsaso

¿Cómo viajar con nuestros mayores y hacer que disfruten de sus vacaciones? ¿Necesitas algunas ideas para animar a tus padres a que se vayan de vacaciones? ¿Buscas un servicio de cuidado de ancianos?

Llega el verano, y con él las ganas de salir un poco de nuestra zona de confort. Si tenemos familiares a nuestro cargoy no podemos llevarlos con nosotros, deberemos contar con el mejor servicio de cuidado de ancianos para que nuestros seres queridos estén en las mejores manos. Puede que, por el contrario, nuestros padres, aunque ya mayores, lo único que necesitan es un poco de compañía para pasar las vacaciones, algo que les motive para realizar un viaje este verano. En otras ocasiones, hemos disfrutado de unas vacaciones en familia; sin embargo, por razones económicas, familiares o laborales, puede que no podamos viajar con ellos este año. Es posible que nuestros padres lleven tiempo sin salir del pueblo, y creemos que una escapada les vendría mejor que mejor. ¿Cómo convencerlos? ¿Cómo motivarles para que cojan con ganas unas buenas vacaciones? ¿Qué opciones tenemos para que nuestros padres puedan viajar con personas de su edad y disfrutar de una buena compañía mientras conocen gente nueva?

Ancianos solos en verano: cuando la familia se marcha de vacaciones

Por un lado, como decíamos más arriba, si nuestro padre o madre sufre algún grado de dependencia, tendremos que contratar el mejor servicio de cuidado de ancianos para quedarnos tranquilos. Por otro lado, una de las situaciones más comunes es que nuestra madre o padre no quiera venir con nosotros de vacaciones porque ha perdido la motivación, tiene algunos miedos e inseguridades y le cuesta salir de su zona de confort. Al mismo tiempo, vemos que nuestro familiar no está feliz con su día a día, y que le vendría bien un cambio de aires, conocer a personas de su edad… Convencerlo de que venga con nosotros nos resulta imposible, y con más razón cuando le proponemos que viaje solo, algo impensable para muchas personas que están acostumbradas a vivir siempre en compañía. ¿Y qué hay de los ancianos que viven solos, sin familiares que vivan cerca o, directamente, sin familiares? La soledad es una auténtica epidemia del siglo XXI, y cuando se trata de las personas mayores, los casos de aislamiento se multiplican.

Viajar recompone el alma: un método para combatir la soledad

Independientemente del fin de nuestro viaje, éste siempre nos ofrece grandes beneficios. Puede que viajar nos ayude simplemente a descansar y a recuperarnos de nuestro día a día, o puede que nos llene de nuevas experiencias y que nos enriquezca cultural y emocionalmente. Esto, por mucho que digan, ocurre en todas las edades. En el caso de las personas mayores, por lo tanto, viajar, bien solo, bien acompañado, puede ser un buen método para combatir la soledad de la que hablábamos arriba. Si viajamos solos, además de encontrarnos con nosotros mismos, también encontraremos buena compañía por el camino. Si viajamos acompañados, la reconfortabilidad de la amistad estará asegurada. Esto es algo que los Servicios Sociales han tenido muy en cuenta desde hace varias décadas. Descubramos por qué.

Los orígenes de los Programas de Vacaciones del IMSERSO

El Instituto Nacional de Servicios Sociales, o más comúnmente conocido como IMSERSO, desarrolló el primer Programa de Vacaciones destinado a la Tercera Edad allá por el año 1985. Lo cierto es que el principal objetivo de este programa no rondaba en torno al bienestar de las personas mayores, sino que pretendía cubrir la temporada baja del sector turístico. Bajo esta interesada puesta en marcha, se escondía, sin embargo, una buena labor para mejorar el día a día de los ancianos, ofreciendo opciones de entretenimiento alternativas y atractivas para muchas personas mayores. El Programa de Vacaciones enseguida captó muchos interesados, y se fue convirtiendo, poco a poco, en algo común entre las personas mayores de la sociedad española. ¿Quién no sabe, en la actualidad, lo que es el IMSERSO? ¿Queda alguien que no conozca a algún familiar o allegado que realice viajes organizados por el IMSERSO?

Las actividades por el envejecimiento activo en la actualidad

Al igual que las colonias y campamentos de verano para niños y adolescentes, los viajes del IMSERSO están presentes en nuestras familias o en nuestro entorno. Nadie duda de que estos Programas de Vacaciones sean una buena idea, pero pensemos, en realidad, en los beneficios que pueden traer en el caso de personas mayores que no saben con qué ocupar su tiempo o que necesitan conocer gente porque se sienten solas. No solo eso, sino que el IMSERSO pone en marcha actividades por el envejecimiento activo, siendo éste un objetivo primordial en la lucha por el bienestar y la vida sana en el sector de la tercera edad. Es importante que las personas mayores socialicen, conozcan gente nueva y descubran nuevas formas de entretenimiento, algunas ligadas al ejercicio, tanto físico como mental, imprescindible para llevar la suma de los años lo mejor posible.

Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña, Islas Baleares e Islas Canarias

Más allá del conocido Benidorm, el Programa Vacacional del IMSERSO ofrece diferentes y variados destinos turísticos para las personas mayores que desean pasar unas vacaciones en la playa. Entre los destinos peninsularesAndalucíaMurciaComunidad Valenciana y Cataluña son los ofertados este verano, mientras que las Islas Baleares e Islas Canarias acogen a muchos otros grupos de ancianos. Adecuándose a cada disponibilidad, se ofrecen estancias de 8, 10 o 15 días por viaje, con costes entre 150 y 400 euros, dependiendo de la temporada (baja o alta) y del viaje, con transporte, alojamiento y pensión completa. Además, para los más alternativos, existe un tipo de programa llamado Turismo de interior, que oferta circuitos culturales, excursiones y rutas por la naturaleza y visitas a las capitales de provincia, incluidas Ceuta y Melilla como algunos de los destinos más solicitados. En este caso, el precio va desde los 60 hasta los 600 euros, dependiendo de las características del viaje y de los días de estancia (desde 3 a 7 días).

Servicios que incluye el programa de este verano

Si tus padres se han decidido a dar el paso este verano, los servicios del programa les ofrecerán un alojamiento en una habitación doble de un hotel seleccionado por el IMSERSO, pudiendo pedir una habitación individual asumiendo un suplemento en el importe a pagar. Como decíamos, el transporte, tanto el de ida como el de vuelta, están incluidos en el precio, así como una póliza de seguros colectiva y un servicio médico en el propio hotel, para que los familiares podamos vivir tranquilos mientras nuestros padres están disfrutando. Por último y no menos importante, el servicio incluye un programa de animación sociocultural, así que los vacacionistas tendrán diversión y entretenimiento asegurados gracias a las diferentes actividades (bailes, juegos…) que realizarán con otras personas mayores.

Cómo participar en las actividades turísticas del IMSERSO

Ahora bien, llegada la hora de la verdad, ¿cómo apuntarnos a las actividades turísticas del IMSERSO? ¿Cualquier persona puede participar o existen algunos requisitos para ello? Puede que nuestros padres ya hayan viajado con el IMSERSO alguna vez, así que en ese caso, no tendrán que rellenar ninguna solicitud, sino que recibirán en su casa un documento informativo sobre las actividades de interés de este verano. Si nunca han participado en el Programa de Vacaciones del IMSERSO, tendrán que cumplimentar una solicitud mediante una de estas dos vías: por internet, accediendo a la sede electrónica del IMSERSO y rellenando la solicitud; imprimiendo la solicitud oficial y rellenándola a mano, para después remitirla a los Servicios centrales del IMSERSO. Respecto a los requisitos, todas las personas mayores de 65 añosresidentes en España, podrán participar. Además, podrán apuntarse los pensionistas por jubilación aunque no hayan cumplido esa edad, y los pensionistas por viudedad de al menos 55 años. En cuanto a otros pensionistas prejubilados, tendrán derecho a viajar con el IMSERSO los que hayan cumplido los 60 años. Podrán ir acompañados de su cónyuge o pareja, y también de sus hijos en caso de que éstos padezcan diversidad funcional en grado mayor al 45%.

Si este verano viajamos con nuestros mayores…

Otra de las opciones que tenemos para animar a nuestros mayores a que salgan de casa y respiren otros aires, es convenciéndolos para que nos acompañen en nuestras vacaciones. Son muchas las familias que mantienen la costumbre de realizar un viaje anual con los padres y los abuelos, aunque no siempre podemos mantener la tradición. A medida que los niños crecen, debemos ir adaptando las características del viaje a las nuevas necesidades, por lo que, en ocasiones, los más mayores de la familia se acaban quedando en casa. Si no tenemos hijos ni otras responsabilidades, nos será mucho más fácil planear un viaje con nuestros padres, aunque nada es imposible si conseguimos realizar un planing variado. En efecto, adecuar algunas jornadas a las capacidades de nuestros mayores, para que no sientan que no pueden con nuestro ritmo, es esencial para animarlos a venir con nosotros. Fijémonos en sus limitaciones, y hagamos que se sientan a gusto y dispuestos a superarlas en la medida de lo posible.

Cuidado de ancianos en Vizcaya: en Bilbao y Getxo

En Domukea, empresa dedicada al cuidado de ancianos en Bilbao y Getxo (Vizcaya), te ofrecemos opciones para mejorar el día a día de tus seres queridos. Así, disponemos de servicios adecuados a cada necesidad y disponibilidad, para el cuidado de ancianos por horas o de forma interna. Llámanos y cuéntanos lo que necesitas, recibirás una atención personalizada.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea