Asistencia domiciliaria: Cómo ayudar a vestirse a las personas mayores
Asistencia domiciliaria

Asistencia domiciliaria: Cómo ayudar a vestirse a las personas mayores

09-08-2017Leticia

 

Una de las cosas que realizamos varias veces al día es el simple y sencillo hecho de vestirnos y cambiarnos de ropa. Pero algo tan cotidiano y fácil puede convertirse en un problema para las personas mayores.

Para poder ayudarlos, hay que tener en cuenta dos aspectos importantes: el respeto de la intimidad hacia la persona a la cual estamos ayudando. También intentar que la persona mayor se sienta lo más cómoda posible, cerrando persianas o las puertas de la habitación para que nadie moleste, comprobando la temperatura ambiente de la habitación con tal que no sufran tanto por el excesivo calor o frío en la misma.

Consejos a la hora de vestir y desvestir a una persona mayor

La persona dependiente se situará sentada en la cama o en una silla cómoda, para facilitar la tarea. En el caso que no sea posible, se realizará el cambio acostado. La ropa que vaya a utilizar, es mejor tenerla en la cama al lado para que el trabajo sea más fácil. Empezando por la parte superior, se colocará la prenda sobre sus piernas y la cabeza se inclinará ligeramente hacia delante para poder introducir la prenda deseada por los brazos primeramente y echándolo a la espalda. Si la prenda lleva botones hay que comenzar por el último. O si la prenda es cerrada, hay que introducirla hasta los hombros elevando los brazos, pasándolo por la cabeza. Por último, hay que evitar los pliegues en la ropa para evitar cualquier molestia.

Para la parte inferior, hay que meter la prenda de vestir en una pierna hasta la altura de las rodillas para que no caiga, y repetir la misma operación en la otra pierna. Después, ayudándose de las dos manos, subir lentamente la prenda hasta la cintura y abrocharlo adecuadamente.

Por otra parte, la ropa ha de ser holgada para facilitar la libertad de movimiento, generalmente de algodón y utilizando además cinta de velcro como sustitutivo de cierre. Es positivo que el cuidador promueva el cambio diario de ropa, ya que la ropa limpia ayuda a tener una mejor imagen, favoreciendo su autoestima. También ayuda a fomentar la buena relación entre el cuidador y la persona mayor, haciéndole partícipe, por ejemplo, en la elección de la ropa y siguiendo sus preferencias generales.

A la hora de desvestir, es mejor sacar primero las prendas de la parte superior, después las inferiores y finalmente los zapatos. Y para vestir, empezar primero por la parte inferior del cuerpo. Es muy importante recordar que la persona dependiente tenga siempre algo estable dónde poder sujetarse. Si la persona tiene que ser vestida en la cama, colocaremos primero la ropa de la parte inferior del cuerpo, después la superior. Para colocar calcetines o medias, será más cómodo apoyando sus pies en un banco o taburete pequeño. Si la persona a la que tenemos que cuidar tiene algún brazo o pierna impedidos, se empezará a vestir siempre por dicha extremidad afectada y se terminará por la sana (para quitar la ropa se hará al contrario). Una vez puesta la ropa, giraremos a la persona  para revisarla y ajustarla bien al cuerpo.

Domukea, empresa para la asistencia domiciliaria en Vizcaya: en Bilbao y Getxo

En Domukea Vizcaya, en Bilbao y Getxo, te proponemos nuestros servicios de asistencia domiciliaria para el cuidado de tus mayores, mediante la gestión de la empleada de hogar que se encargue del cuidado de tus seres queridos. Personal que, con amplia experiencia en cuidado de personas, mantendrá a la persona atendida y perfectamente cuidada. Además, si necesitas cualquier tipo de producto de ayuda técnica para la vida diaria o la seguridad de las personas mayores en su domicilio, podrás adquirirlo en Domukea.

Con una llamada te hacemos la vida más fácil. Domukea