Limpieza de casas- limpiar el moho de la goma de la lavadora 1

Limpieza de casas: limpiar el moho de la goma de la lavadora

¿Cómo quitar el moho de la goma de la lavadora?

Tal vez, no se haya fijado, pero en la goma de su lavadora aparecen manchas de moho. Este característico problema de las lavadoras, derivado generalmente por la afloración de hongos, viene casi siempre acompañado por un penetrante olor a humedad dentro del tambor.

En la goma del bombo se pone una especie de pasta de color negro que deja manchada la goma y no lo puede quitar

Que se haya percatado repentinamente, no significa que el moho haya aparecido de la noche a la mañana, sino que su foco de atención estaba centrado en otros asuntos más mundanos.

Si con el paso del tiempo, han aparecido manchas negras acumuladas en los pliegues de la junta de goma de la lavadora, y ha intentando, en vano eliminarlas con un trapo húmedo, puede seguir nuestro truco de la semana.

Se puede “prevenir” dejando la lavadora abierta cuando no se usa para que se seque dicha goma.

Lo cierto es que por mucho que seque el agua de la tapa después de cada lavado sigue habiendo acumulación de manchas de moho negro y olor a humedad. Está comprobado que con la puerta abierta no se forman dichas manchas, a no ser que viva en un ambiente excesivamente húmedo.

Si no se elimina la humedad corre el riesgo de que se transfiera a la ropa durante el ciclo de lavado

Para eliminar las manchas de moho debe ejecutar un ciclo normal de lavado con lejía y agua caliente a 90º en vacio o con algunos trapos que vaya a tirar después. Si el manual asegura que las juntas de goma no toleran la lejía utilice vinagre en su lugar.

Cuando toma el agua, al principio, eche por el cajetín 2-3 litros de vinagre y deje que acabe el ciclo completamente.

Si el hongo penetra en el poro del caucho lo único que se puede hacer es blanquearlo o descolorearlo (parcialmente) con lejía.

Empleando un pulverizador con una disolución de lejía o vinagre con cuatro partes de agua, rocié la disolución asegurándose de que penetre en todas las áreas restantes. Posteriormente, limpie con un paño húmedo las áreas tratadas.

Cuando termine la operación deje secar la lavadora bien por dentro y por fuera. En el siguiente lavado que se haga ponga prendas de escaso valor (trapos de limpiar, zapatillas, cortinas de ducha, etc.) por si han quedado restos de lejía o vinagre.

En Domukea con una llamada, le haremos la vida más fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *